Los testigos del Caso Roswell

Los testigos del Caso Roswell

En 1978, uno de los oficiales que había retirado el material de la casa del granjero Matt agregó más datos sobre esa experiencia, y relató nuevos sucesos que no figuraban antes.

Contó que sí, efectivamente eran dos oficiales más un pelotón de soldados que se adentraron en las tierras del granjero y llegaron al lugar de donde eran los restos y que allí pudo observar que la dimensión de diseminación de los restos eran
aproximadamente de 1km de largo por unos cientos de metros de ancho. Y que al llegar a la base militar
se acordonó y se le aplico un fuerte dispositivo de seguridad.

Con esta nueva versión se puso en jaque nuevamente la teoría del platillo volador. Mas tarde todo lo que
se había recolectado viajó en avión a una base secreta de los EEUU.

A partir de aquí los ufólogos comenzaron a investigar estos dichos del oficial en profundidad, entusiasmados por nuevos testigos de un segundo accidente aéreo. Uno de los testigos Andersson contó que se encontraba con su padre y su tío buscando rocas cerca de un rio en Socorro, Nuevo México, cerca de Roswell y que se toparon con un objeto plateado con forma de disco de aproximadamente 10 metros de diámetro que había chocado contra una roca, al acercarse se encontraron con 4 cuerpos, 2 muertos, uno herido y otro que se movía. Estos cuerpos sin duda no eran de la Tierra, su aspecto era pequeño de no mas de 1,20 metro de altura con grandes ojos marrones en grandes cabezas y delgados miembros, sus rostros carecían de rasgos.

Otro caso similar, en 1947 un empleado de una funeraria en Roswell recordó haber llevado herido a un
aviador a la base militar de esta ciudad poco después del suceso en el rancho de Matt.
Al llegar al Hospital de la base se encontró con una amiga que se desempeñaba como enfermera en el
mismo y que estaba realizando sus tareas, al verlo le advirtió casi a los gritos, que se fuera porque esta
situación podía ponerlo en graves problemas. Fue inmediatamente echado del lugar por unos militares que
allí se encontraban.
Al día siguiente volvió a encontrase con esta mujer y ella le contaría el porqué de estar tan alterada. Una
vez calmada comenzó a relatar casi en voz baja lo sucedido, le dijo que participó en una autopsia de un
cuerpo con características nunca antes vista por ella, dijo que en su rostro tenia dos orificios nasales con
una pequeña boca de 2,5 cm y que no había dientes ni lengua. Que estaba quemado y mutilado como si
hubiera estado en un accidente mu

y grave. Ademas agregó que despedía un fuerte olor que obligo a los
médicos y a ella abandonar la sala.
A partir de estas declaraciones los sucesos OVNIS vuelven a la palestra con más vigor que antes. Y es en
1995 donde se desclasifica solo una parte del Informe Roswell y que da por tierra con la teoría del globo o
pantalla sonda que habían querido instalar allá por 1947.

Graciela Alvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *